A este Real Decreto se le añade una Disposición Adicional Única, por el Real Decreto 290/2004, de 20 de febrero, en la que se distinguen tres tipos de minusvalías (psíquica, física y sensorial), que ha de especificarse en el certificado que reconoce el grado de discapacidad.